ausencia

ausencia
Metáfora de la ausencia. Abril 2012

viernes, 10 de diciembre de 2010

Dos

Sin saber por qué, mientras la Sra. Lomax preparaba el desayuno, sintió una sensación inequivoca de vértigo y adivinó que su matrimonio se precipitaba hacia el abismo. Si bien tal vez lo había experimentado antes, con el sueño aún colgando de los párpados y ensimismada en la contemplación del Niágara cándido y dimituto de leche templada que vertía en los risueños tazones en que daba de desayunar a los críos, se imaginó con claridad haciendo rafting por ahí, desayuno abajo.
Bostezó.
Después, de ese modo anterior a lo verbal en que los seres humanos se suelen comunicar consigo mismos, se dió por informada de que aquella nueva zozobra en lo personal era cuestión de tiempo y creyó saber que, si bien la ruptura no sería inminente, sí sería, inevitable.
Se le antojó entonces que a veces la lucidez se da cuando menos se la espera y que la inteligencia humana es capaz del conocimiento de un millón de maneras ininteligibles y en capas, cuando menos, caprichosas.
Justo después, casi fue capaz de cartografiar de memoria la geografía de tibios desencuentros y de ingratas discusiones que ante ella se desplegaba, pero mientras el desayuno se enfriaba sobre la encimera, esa misma inteligencia anterior a las palabras con la que acababa de contactar, la hizo inclinarse hacia la ventana y mirar de reojo a unos grises nubarrones que, recostados sobre un horizonte rojo burdeos de tranvías fugaces, le sugirieron cierta vocación de permanencia; lo que la hizo suspirar después de un inapresable y profundo nanosegundo de añoranza.

Copyright J.M.Bielsa-Gibaja. Todos los derechos reservados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario