ausencia

ausencia
Metáfora de la ausencia. Abril 2012

martes, 17 de abril de 2012

JECKYLL

No eres tú
aquel al que llaman por tu nombre
aunque llamen algo en ti
y a ti te alcancen

no eres tú
porque siempre estás en otra parte
y eres siempre otro
un eco
un perfume
un aire
no lo sabes

miércoles, 4 de abril de 2012

SUTRA

Fe en la obstinación con que el aire hurga en los pulmones fe en las fresas y en la nata fe en el andamiaje preciso de la luz que vuelve cada día al pulgar perfecto de la estatua con la fe
perfecta
de que ésa y no otra
es hoy su casa

Fe en la holganza del desempleado en la bahía fe en la siesta de la viuda empobrecida fe en el vientre revelado de una extraña en su perfume fe en que encuentra en ella Dionisos su morada fe en la canción de los veranos fe en el pulso devastado de la plaga

Fe en toda esta común utillería que arrastramos con sus órdenes causales
sus arcanos
a pesar de las mentiras los horrores
Fe en esta roída tabla en que cuaja su rocío
la esperanza desmentida cada día
en todo esto fe -me digo-
Fe en la vida






Copyright J.M.Bielsa-Gibaja. Todos los derechos reservados.

viernes, 24 de febrero de 2012

Soñaremos con California diciéndote adiós sobre las olas (Fragmento 2)

Quítame la bota del cuello Helena querida, que así no puedo amarte.
Aflójame la soga alrededor de la garganta para que pueda seguir cantándote por los ruedos de España, ese país insoportable siempre hacia el ocaso, con el aire beatífico y desgraciado del ruiseñor aquel de las cumbres, de niño prodigio en los años del hambre, fascinado por el brillo de tus ojos como cuchillas de afeitar, por tus dientes como balas de plata que llevaran mi nombre escrito.
Aleccióname convenientemente mientras te contemplo hacer lo que te viene en gana. Como aquel dictador bajito que hubo una vez.
Sermonéame de nuevo acerca del bien y el mal y después vuelve a engañarme otra vez, como hace el presidente; que yo he aprendido a extirparme lo que haga falta para poder creerte un día más. Porque temo más al vacío que a tus mentiras y mi vida carecerá de sentido, se apagará poco a poco cuando no pueda escupirte o besarte sin poder evitarlo, muy en secreto, de memoria.
No aprietes tanto el cañón de tu pistola contra mi sien Helena querida. Permíteme mirarte cara a cara. Ayúdame a alcanzar el secreto de esta maldición que a ti me une de este modo inevitable. Recuérdame tal como fui y cuéntamelo. Explícame si siempre latió en mi pulso este hombre mediocre que me habita o es, por el contrario, obra tuya esta excrecencia sobre la que me repliego y languidezco mientras espero en vano un gesto tuyo al otro lado.
Ponte la mano en el lugar del corazón Helena querida y júrame que merezco este castigo o confiésame al oído (no se lo diré a nadie, lo prometo) que sólo me apaleas para poder darte la importancia que el mundo te ha negado.
Espera. No dispares aún.
Déjame brillar en mi papel en plan estrella y seguir haciendo como que te creo un minuto más. No sea, amor, que te molestes al sentirte descubierta.

Copyright J.M.Bielsa-Gibaja- Todos los derechos reservados.

lunes, 13 de febrero de 2012

Cuatro (Reedición)

Después de haber presenciado como los políticos y los banqueros orinaban todas las mañanas sobre la igualdad, la justicia y el bienestar para después escuchar a la felicidad vertiéndose por el desagüe.
Justo tras haber observado cómo la ciencia, lejos de liberarle de sus cadenas, había acabado por estar al servicio de quienes apretaban sus grilletes.
No sin haber apreciado antes con cláridad cómo los filosofos habían alcanzado finalmente el supremo estadio del conocimiento que consistía en no saber ya ni dónde tenían la mano derecha.
Más o menos el día en que intentó buscar la felicidad en un centro comercial para no encontrarla.
Mucho después de preguntar por la verdad y de que le aseguraran que no existía, aunque la mentira sí.
Una vez hubo constatado que la prensa no se había vendido al capital, sino que era el capital mismo.
Tras haber llegado a la conclusión de que Dios andaba perdido en alguna parte del cielo, posiblemente durmiendo la mona y sin la menor intención de volver.

Es decir, después de haber sido minuciosamente deconstruído por una realidad deliberadamente caótica, tras veintitrés años, siete meses y cinco días devanándose los sesos aplastado en su mecedora, el personaje jamás creado por W.Faulkner llamado Travis S. Merryman Jr. Llegó, a la sombra del sicomoro que plantara su tía Mary Sue Merryman, jamás creada tampoco por W. Faulkner, a la conclusión de que ya no era capaz de creer en nada.

En nada excepto en que la conciencia era una especie de burbuja, de ahí su fragilidad y el escaso rendimiento de sus intercambios con el entorno y que, en el caso de los niños, era más bien una irisada y brillante pompa de jabón flotando felizfelizfeliz en el aire azul de un fugaz mes de Junio.

Copyright J.M.Bielsa-Gibaja. Todos los derechos reservados.

miércoles, 8 de febrero de 2012

Balada de la gente sola. (Fragmento)

Q.

El autobús enfiló la 422-Norte mientras amanecía. Recién sentado oyó decir algo sobre el suicidio de un obrero y a través de la ventanilla observó a un grupo de gente que se asomaba a la playa.
Reparó en la actitud nerviosa, casi angustiada de quien se había sentado a su lado fumando sin parar y volvió después sobre sus pensamientos para decirse que todo iría bien sin darle mayor importancia a lo demás.
El buscaría un trabajo con el que empezar y ella le daría calor las noches en que se sintiera más sólo. El no desfallecería. Al principio no sería fácil, lo sabía, pero haría pronto amigos en la Gran Ciudad y ella le presentaría a su familia que tal vez le abriría alguna que otra puerta.
Ella le hablaría de la gente del lugar, de sus vicios, de sus virtudes, de sus manías. Le presentaría gente. Le explicaría cómo tratar con ellos. Le pondría en el secreto. Aprendería.
El sumaría sus esfuerzos a los de ella, que ya trabajaba en el laboratorio de un destacado fotógrafo, y con el tiempo las cosas mejorarían. Ella estaría a su lado y él al lado de ella y entre los dos, hombro con hombro, nada podría ir mal. El buscaría la manera de progresar, trabajaría duro, se labraría un futuro. Aguantaría lo que fuera necesario. Por amor, ¿Quién no lo haría?
Ella le esperaría cuando él volviese cansado del trabajo. El cuidaría de ella las noches más frías y sí, también discutirían, todas las parejas lo hacen, pero al final, si se quieren, se borran a base de cariño tantos sinsabores como dan los días y cada mañana volverían al trabajo con renovada energía. Seguirían siendo uno marchando hacia delante. Juntos serían invencibles. El se ofrecería a ayudar donde hiciera falta, demostraría que era un buen tipo a los amigos de ella, a su familia. Se irían tendiendo puentes, estrechando lazos, construyendo complicidades, le irían conociendo, encontraría su sitio entre ellos, se ganaría su respeto, se adaptaría.
Ella se sentiría orgullosa de él, él iría trabajando aquí y allá, prosperando y tal vez algún día comprarían con esfuerzo un terreno en las afueras o mejor, una casita en el casco antiguo que tal vez restaurarían. En el bajo pondrían un pequeño negocio, quizá un café y poco más que con las visitas de amigos y conocidos, más o menos, vivirían.
Tal vez las cosas no serían exactamente así. De hecho casi nunca son como las imaginamos -se dijo-. Tal vez algún detalle del guión cambiaría, pero ahí estaban los elementos fundamentales que lo harían posible. La garantía. Los pilares sobre los que se debe levantar todo cuanto pretende perdurar e ir a más. No puede haber error: Amor, respeto, honestidad, humildad, esfuerzo.
Dos años más viejo, volvió en el mismo autobús, con el mismo dinero en los bolsillos, arrastrando el mismo par de maletas. Igual que se fue.
Sólo.

Copyright J.M.Bielsa-Gibaja. Todos los derechos reservados.

jueves, 19 de enero de 2012

MALDITO

Será bonito quedarse con los lobos y acechar otoños por los relojes
tener
revelaciones
perspectivas
de la ruina de estas ciudades malheridas edificadas cada día
sobre puñaladas por la espalda
café con leche
y funerales

Quedarse con los lobos y alcanzar otro frío sucesivo
detrás de otra mentira
junto a un mar estéril de mercurio
tú grávida
entera
y yo deshecho
en una esquina

Hay cosas que me hacen vibrar un beso un desfalco una granada
la idea de ver muerta a Lady Gaga
paraísos fiscales sociedades
el orden fariseo
que cobija
al estadista
con las manos en la masa
y nos deja
sin paraguas
sin dominical
pausa
y sin mañana

Será mejor quedarse con los lobos a la caza
de alguna dignidad a dentelladas
no sea que nos veamos empujados
otra vez
a oscuros besamanos con las ratas
a frías mascaradas
inútiles
y estúpidas
de nuevo al fondo
de las cloacas



Copyright Jose Manuel Bielsa-Gibaja. Todos los derechos reservados.

miércoles, 12 de octubre de 2011

Autobiografía en segunda persona. (Fragmento)

Siempre tan hábil para las amistades, con el paso de los años llegaste a la conclusión de que Sousa era otro cretino. Sin embargo, aquel niño rico venido a menos que se dedicaba a traficar con cocaína por puro aburrimiento, te caía bien y la verdad es que era generoso contigo y te puso siempre gratis hasta el infinito y más allá.
Sousa era dueño de un Club en el centro de la ciudad que frecuentaban muchos actores de ésos que, tras haber hecho dos papelitos en Antena 3, son incapaces de comportarse de un modo natural en ninguna parte, y cuando te dio trabajo allí se te abrieron los cielos y pensaste por primera vez en la vida que estabas donde querías estar, cuando realmente eras un infeliz que no tenía ni puta idea del antro en que se había metido.
Aquel tipo tenía por entonces tres cosas que le distinguían, sin necesidad de entrar a valorar si eran buenas o malas: Un estómago ulceroso que le hizo célebre en un restaurante asturiano de los siete mil que florecían por allí, un cerebro que de vez en cuando escapaba a su control y que, dicho sea de paso, también le reportó cierta fama y una novia que no consumía drogas, al menos hasta que le conoció.
Martina, que era mucho más joven que él, se dedicaba al Bel Canto y en su pecho, además de un corazón entregado en cuerpo y alma al contrapunto y la polifonía, latían dos tetas hermosas como sandías que subían y bajaban, como globos aerostáticos, cada vez que le daba por cantar, no sin haberse hecho algo de rogar previamente con aquello de hoy no, así en frío no puede ser, tendría que templar la voz antes, bueno vale, pero sólo un momento, un estribillo que hemos ensayado hoy.
Aquella chica de aire cándido que empezó poniéndole ultimatums a Sousa todas las semanas para que dejara las drogas, a los seis meses había perdido demasiado peso para la dieta de la alcachofa y daba la impresión de haberse desquiciado incapaz de seguir el festival de barbitúricos al que la precipitaba él una noche tras otra sin excepción, razón por la que siempre he creído que le abandonó, además de por su propio bien, en un momentáneo lapso de lucidez y tras llevárselo de vacaciones al Wadi Rum jordano casi como buscando infructuosamente un lugar en el que no pudiera encontrar nada que consumir.
Pero Martina, la pobre, ignoraba que un yonqui no está a salvo de sí mismo ni en la cima del monte Nebo, desde el que cuentan las escrituras que Moisés comentó a los israelitas que se veía la tierra prometida para no se le desanimaran después de treinta y pico años vagando por el desierto y, en consecuencia, no valoró la capacidad de Sousa, ni la de algún beduino de los que hacían de guías en Petra, para hacer cierta clase de negocios y consiguió que el portugués, acostumbrado a las drogas de síntesis con nombres raros PHF, CBA, yoquesé, volviera a la península ensalzando las virtudes del hachís jordano con la cara de un iluminado que, tras un viaje iniciático, hubiera alcanzado un estadio superior de conocimiento tras contactar con los orígenes del rollo. –“Las raíces, las raíces”. Decía como recitando un mantra hipnótico y dándose aires transcendentes.



Lo segundo que tenía aquel tipo de aire novelesco, era un estómago grosero y ulcerado que, encabritado, tapizó un mantel para ocho una noche de farra que se puso de sidra y cabrales en uno de los siete mil restaurantes asturianos citados con anterioridad a los que, por cierto, quiero reconocer aquí una encomiable capacidad para hacer dinero sobre la base del exilio, la ausencia y la nostalgia, aplicadas a la gastronomía, que ya ha perdido cualquier sentido en los restaurantes italianos ahora que ya se puede comer pizza hasta en Burkina Faso, y que le hacía andar todo el día medio encogido de dolor y siempre con la mano extendida sobre el pecho a la altura del esófago, lo que en conjunción con una nariz blancuzca y ganchuda no particularmente grande, pero sí poco agraciada, le daba un aire entre amargado y nostálgico a lo Napoleón desmejorado mirando a la inmensidad de la salmuera del Atlántico Sur desterrado en esa verruga de la dorsal oceánica que es Santa Elena, un exilio que, por lo demás, le hubiera venido razonablemente bien a él, al limpiadineros de su socio, que sacaba pecho diciendo que había llevado el restaurante del aeropuerto de Río y al que siempre andaba buscando un colombiano regordete y maleducado con cinco teléfonos móviles, tres putas, alguna de ellas juras por lo más sagrado que vocacional y un escolta con pistola en sobaquera que siempre iba bastante más colocado que él, y a su negocio, que acabó siendo una tapadera de venta de cocaína para el famoseo, que contaba entonces con el atractivo fundamental de la absoluta discreción del personal al frente del cual tú te encontrabas cuando todavía no se estilaba lo de ir a la televisión a cobrar por contar lo que has visto hacer a según qué gente. Dónde estarías tú hoy si hubieras tenido una cámara a mano.



Pero lo mejor era cuando después de cinco copas y una docena de rayas el cerebro de Sousa se apagaba como una bombilla. Entonces, el portugués devenía una especie de helecho adosado a un sistema nervioso más allá del cual había un cuerpo, un tronco, un colega, qué pasa tío, unas extremidades, que daban la impresión de estar dirigidas por una inercia misteriosa cuyo secreto descansara en última instancia sobre una especie de pura familiaridad orgánica.
Los pulmones, a los que las manos que habían proporcionado más de tres mil paquetes de tabaco en ocho o diez años, que tanto se habían enrollado con las piernas un día que hubo que escapar de la policía, que tan uña y carne eran con ese órgano que en el centro del pecho se llama corazón demasiadas veces sin merecérselo, su sexo, que tanto disfrute le había proporcionado desde que a los catorce años la madre de su mejor amigo se lo endiñara, el hígado, ese viejo conocido, los riñones que tanto whisky habían procesado, el bazo y ese páncreas desenfadado y entrañable, se conocían tanto y tan bien, eran todos tan amigos, estaban tan acostumbrados a trabajar juntos, a jugar de memoria, como el Barça, que cuando el jefe abandonaba las oficinas, la empresa seguía funcionando. Obviamente sin el jefe, o con el jefe entrando y saliendo de la oficina todo el tiempo, lo que significaba que, como bien saben las secretarias, era imposible que te lo pusieran al teléfono por más veces que llamaras.
De modo que tan pronto veías a Sousa de un lado para otro activo y concentrado, pendiente de los clientes del negocio, como te lo encontrabas apoyando el hombro derecho contra la pared con la cabeza baja y la mirada perdida, literalmente incapaz de formular frases que tuvieran algún sentido al otro lado de las paredes del cráneo que las enunciaba con un énfasis encomiable que llegaba a producir cierta angustia cuando agitaba las manos o señalaba a alguna parte haciendo ruidos parecidos a palabras en series de seis o siete sonidos que eran una especie de frases sobre las que, a pesar de todo, aún se adivinaba el acento de un portugués hablando castellano. Lo que te hacía pensar que de alguna manera, él era consciente de que a alguna neurona se le había pelado el cable y cortocircuitaba al contacto con el whisky.
Era la empresa funcionando sin el jefe. O con el jefe de vacaciones en Isla Margarita.



Muchos años después supiste que te estafó y entonces te preguntaste por que no lo habías dejado caer las dos veces que lo tuviste en tus manos.
La primera fue una noche a las tantas, con el bar lleno de actores y el consiguiente séquito de advenedizos y putillas que suelen arrastrar. Al muy borracho se le apagó la bombilla y se dejó las llaves del negocio puestas en la puerta. Recuerdas que cuando te diste cuenta, durante algunos segundos, consideraste la posibilidad de abrir el almacén y darle un palo quedándote con la mercancía que guardaba, pero te dio algo de lástima. A pesar de que no estaba en condiciones de enterarse de nada y de que jamás hubiera sospechado de ti, se las devolviste; cosa que él te agradeció volviendo a olvidarlas en el mismo sitio apenas veinte minutos después, volviendo a ponerte en la misma tesitura que resolviste de la misma manera, si bien esta vez te guardaste las llaves en el bolsillo y te diste tiempo para pensar si semejante imbécil no se lo merecería, después de todo.
La segunda fue un tiempo después de que cerrara el local.
Un buen día recibiste una carta de la Tesorería General de la Seguridad Social en la que te comunicaban que durante los casi dos años que pasaste trabajando para él, estuviste firmando nóminas falsas, sin asegurar y sin haber cotizado, por lo que le podías reclamar vía judicial más de seis mil euros, pero no lo hiciste.
Supongo que, pensando que ese capítulo de tu vida estaba ya cerrado, te dio pereza volver sobre aquello; aunque no es menos cierto que también valoraste lo inoportuno que podría resultar ponerse a revolver, en aquel momento en que tenías algo parecido a un trabajo, una mujer y una vida estables, en una parte de tu pasado tan plagada de claroscuros, tan incomprensible a veces y sobre la que no tenías la menor intención de dar explicaciones que, con toda probabilidad, nadie hubiera entendido.